II Encuentro Clubes de Lectura

II Encuentro de Clubes de Lectura. Mazarrón 2017

"Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro" Emily Dickinson

martes, 8 de marzo de 2011

JULIA, LA BELLA DURMIENTE



“La mente crea obstáculos y pone piedras en el camino, dificultades para darse tiempo a buscar soluciones. La verdad es que no es fácil saber cómo llegar a lo que se quiere, ni dormido ni despierto...” 


   Tras un accidente, Julia queda suspendida entre el sueño y la realidad, y sólo su instinto de supervivencia podrá guiarla hasta reencontrarse con las personas que quiere.
   Clara Sánchez narra la envolvente y misteriosa historia de una mujer atrapada. Una novela lúcida, un viaje lleno de humor y aventuras en el límite de lo desconocido capaz de llevar al lector de la sorpresa a la reflexión más profunda, una combinación perfecta de realidad y fantasía.
   Dos planos transcurren en toda la novela. Por un lado, Julia en estado de coma, intenta encontrar, en sueños, el apartamento y el camino de vuelta a su marido y su hijo. Para ella lo que está sucediendo es real: su angustiosa búsqueda. Por otro lado, Félix intenta entender qué le ha sucedido a su mujer y de qué manera puede ayudarla a despertar, a volver a su vida y conectarla con la realidad.
   Esta Bella Durmiente se une de forma natural con La vida es sueño, una idea muy antigua y La vida es sueño de Calderón de la Barca a la Metamorfosis de Kafka sólo hay un paso. El coma es un recurso para tener a la protagonista dormida. ¿En qué estará pensando o soñando ella durante todo ese tiempo?
   Julia se convierte, según su autora,  en una Robinson Crusoe de nuestros días que en lugar de estar en una isla ha de lograr sobrevivir merodeando por supermercados, bancos, restaurantes….
Y que en su aventura para salir del túnel encontrará revelaciones sobre su vida real que guardaba susubconsciente. De alguna manera, la pesadilla del sueño le aporta a esta princesa las claves para salir de la pesadilla real.

1 comentario:

  1. Me encanta el sonido del mar que acompaña al blog. Estoy viendo a Julia, con su pelo rojizo y despeinado en la orilla, y al fondo, a Tito y a Félix bañandose. No se pueden ver ni tocar, pero se sienten.

    ResponderEliminar