martes, 12 de diciembre de 2017

Aoife

Cuando leer es un suplicio

   

   Aoife, la pequeña de los Riordan y una de los protagonistas de la novela Instrucciones para una ola de calor de la escritora británica Maggie O'Farrell, tiene un secreto. Es disléxica. 
   Nadie lo sabe, nadie lo reconoce. Incluso en la actualidad el diagnóstico de este trastorno del aprendizaje de la lectoescritura es difícil de determinar, así que en la época de Aoife, su comportamiento se asociaba a la torpeza, la pereza, al retraso mental.
   Cada niño tiene un ritmo diferente de aprendizaje, y esto no es necesariamente algo sobre lo que preocuparse. Sin embargo, problemas recurrentes en la lectura y en la escritura nos proporcionan posibles indicios de dislexia, que se manifestarán de un modo diferente según el momento del desarrollo.
   La dislexia normalmente aparece en edades tempranas y persiste en la edad adulta, atenuado gracias a las estrategias de compensación. A pesar de que no tiene nada que ver con la inteligencia, suele dificultar el aprendizaje, pues confunden letras, sílabas y sonidos; y esto les supone un reto para escribir, leer, comprender y expresarse. Hasta un 40% del fracaso escolar es debido a la dislexia. Una vez diagnosticada, existen herramientas y ejercicios para llevar una vida normal. Cuanto antes se diagnostique, más se podrán evitar los problemas derivados como el fracaso escolar o problemas conductuales.
   Las manifestaciones de la dislexia son diferentes según la edad. No todos los niños manifiestan todos los síntomas, pero es importante observar si se presentan varios de ellos y, sobre todo, si existe algún problema de adaptación.


   No es de extrañar que en una aula de primaria uno de cada 25 alumnos presente síntomas de dislexia. Pero, ¿cómo la podemos detectar?

1. Problemas de comprensión lectora y de escritura

– Hace sustituciones, inversiones, omisiones y/o adiciones de letras o palabras.
– Cuando escribe no entendemos nada.
– La ortografía y la fonética es inconstante.
– Cuando escribe hace mucha presión sobre el papel.
– Confunde unas letras con otras y cambia y sustituye las sílabas de las palabras.
– Lee sin comprender lo que está leyendo.
– Es frecuente que se “coma” palabras cuando lee o las repita sin ser consciente de ello.

2. Problemas con las matemáticas

– Utiliza los dedos para hacer operaciones.
– Le cuesta manejar bien el dinero.
– Dificultades para comprender el tiempo y las posibles tareas planeadas.

3. Problemas con la memoria, cognición y lenguaje

– Suele utilizar imágenes, iconos y sentimientos en lugar de sonidos y palabras.
– Tiene una excelente memoria a largo plazo (experiencias, lugares, caras).
– Muy mala memoria para recordar lo que aprendió el día anterior.
– Se distrae muy fácilmente con los sonidos.
– Cuando habla lo hace con frases entrecortadas e incompletas. No pronuncia bien y a veces tartamudea.

4. Problemas de coordinación psicomotriz

– Presenta dificultades en habilidades motoras (le cuesta atar los cordones de los zapatos).
– Tiene poco equilibrio.
– Tiene dificultades de coordinación sobretodo en actividades físicas, lúdicas, etc.
– Si hace movimientos fácilmente se marea.
– Puede ser ambidiestro y con frecuencia confunde la izquierda de la derecha o el arriba del abajo.

5. Problemas con la visión

– Tiene problemas de vista y oído.
– Destaca por su capacidad de observación y agudeza visual.

6. Problemas de personalidad

– Es desordenado, compulsivo y perfeccionista.
– Son frecuentes los cambios de humor. Emocionalmente es muy sensible.
– Es curioso y creativo.

7. Problemas de salud

– Propenso a las infecciones del oído.
– Sueña muy profundo o se despierta con facilidad.
– Continúa mojando la cama.
– Sensible a comidas con aditivos y productos químicos.

Fuente: Integratek

lunes, 11 de diciembre de 2017

Próxima reunión 12 de Diciembre de 2017 a las 6 en punto

Instrucciones para una ola de calor
Maggie O'Farrell

   

   El verano de 1976, Londres padece una ola de calor que se recuerda todavía hoy. Como cada mañana, Robert Riordan, recientemente jubilado, sale a comprar el periódico, sólo que esta vez no regresa. Asustada, su esposa Gretta llama a sus hijos, que acuden a la casa familiar para emprender la búsqueda de su padre. Sin embargo, la inusitada canícula provoca entre los Riordan extraños comportamientos, y varios secretos guardados celosamente durante años afloran a la superficie.
   Instrucciones para una ola de calor es una novela sobre la familia, sobre lo que revelamos y lo que decidimos callar; sobre los compromisos, las concesiones, y lo que puede ocurrir si construimos nuestra vida sobre medias verdades.
   Maggie O’Farrell es una de las voces más sobresalientes de la narrativa actual del Reino Unido. Su brillante imaginación, su talento para construir personajes memorables y transmitir emociones con intensidad dramática han seducido por igual a lectores y crítica, y le han valido numerosos reconocimientos.

Fuente: Lecturalia

Joëlle y su club

La sorpresa




Gente guapa


Los regalos


 

 


 




El discurso




Más gente guapa

 



 



Instrucciones para una ola de calor

Secretos y mentiras
“Todas las familias felices se asemejan, cada familia infeliz es infeliz a su modo”. (Anna Karenina, León Tolstói)

    El verano de 1976, Londres padece una ola de calor que se recuerda todavía hoy. Como cada mañana, Robert Riordan, recientemente jubilado, sale a comprar el periódico, sólo que esta vez no regresa.
   Asustada, su esposa Gretta llama a sus hijos, los cuales interrumpen sus vidas y acuden a la casa familiar para emprender la búsqueda de su padre
. Sin embargo, el calor provoca entre los Riordan extraños comportamientos, y varios secretos guardados celosamente durante años afloran a la superficie. El hijo mayor, Michael Francis, es un desencantado profesor de historia que trata de salvar su matrimonio. Sus deslealtades, las venganzas de su mujer, sus hijos, sus hermanas, sus padres. La favorita, Mónica, los apoyos que se fabrica para sobrevivir, la extraordinaria relación que tiene con su madre, la peculiar relación con su hermana, la animadversión de las hijas de su segundo marido. Y Aoife, la menor, su lucha por dejar de ser diferente le lleva a Nueva York donde intenta que nadie descubra su gran secreto...
   Gretta es la madre de todos ellos y con quien empieza la mentira de sus vidas. Entre todos, buscan pistas para descubrir el paradero de Robert, pero ninguno sospecha que su madre sabe mucho más de lo que les ha contado.   Secretos y mentiras.
   Instrucciones para una ola de calor (Salamandra, 2013) de la escritora británica Maggie O'Farrell es una novela sobre la familia, sobre lo que revelamos y lo que decidimos callar; sobre los compromisos, las concesiones, y lo que puede ocurrir si construimos nuestra vida sobre medias verdades. Este magnífico drama doméstico mantiene en vilo al lector hasta la última página.
   No gira en torno al misterio de la desaparición de un padre de familia ni se centra en la búsqueda que emprenden su mujer y sus hijos. Más bien es un tema que queda en segundo plano. En realidad es solo la excusa que ha encontrado la autora para reunir a los miembros de una familia que se han ido alejando no solo por sus propias circunstancias personales y el hecho de haber emprendido una nueva vida sino por diversas cuestiones que han ido surgiendo entre ellos.
      


  En la novela se toca una gran variedad de temas siempre relacionados con los vínculos familiares. La confianza, la traición, las creencias religiosas, las cuestiones políticas, de lo que no nos atrevemos a decir, de situaciones que se escapan de nuestras manos, de sueños sin cumplir y al final de las muchas trabas que el destino pone delante y hay que ir superando.