II Encuentro Clubes de Lectura

II Encuentro de Clubes de Lectura. Mazarrón 2017

"Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro" Emily Dickinson

miércoles, 29 de junio de 2011

Sugerencias refrescantes

   Ha sido sin querer pero me he dado cuenta que son autoras que hablan de mujeres,  a lo mejor no he sido muy objetiva pero son historias todas ellas muy interesantes para hacer del verano un placer.
                                                                                                                      
La verdadera historia de Mathilde K. Adrienne Sharp
París, 1971. Me llamo Mathilde Kschessinska y fui la bailarina rusa más importante de los escenarios reales. Pero el mundo en el que nací ha desaparecido y todos los actores que representaron papeles en él han desaparecido también: muertos, asesinados, exiliados, fantasmas andantes. Yo soy uno de esos fantasmas. 

Indian Express. Pepa Roma
    La amistad es uno de los más preciados regalos que existen. La periodista Pepa Roma, flamante ganadora del Premio Azorín de Novela 2011, se adentra en las sombras de la amistad entre dos mujeres a lo largo de toda su vida. Una relación, aparentemente cordial, que poco a poco irá tiñéndose de oscuridad por culpa de los celos, la posesión y los malos entendidos.
Historia de una maestra. Josefina Aldecoa 
    En 1923 Gabriela recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Historia de una maestra es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la guerra civil.

El niño de la maleta. Lene Kaaberbøl, Agnete Friis
    Nina Borg, una enfermera con una gran conciencia social, ve cómo la estabilidad de su vida se tambalea cuando recibe la llamada de Karin, una amiga que le pide un favor aparentemente sin complicaciones: que vaya a recoger una maleta en la estación de trenes. Su sorpresa es mayúscula
cuando, al abrir la maleta, descubre que contiene un niño.

Criadas y señoras. Kathryn Stockett
    Skeeter, de veintidós años, ha regresado a su casa en Jackson, en el sur de Estados Unidos, tras terminar sus estudios en la Universidad de Mississippi. Pero como estamos en 1962, su madre no descansará hasta que no vea a su hija con una alianza en la mano. Aibileen es una criada negra. Una mujer sabia e imponente que ha criado a diecisiete niños blancos. Tras perder a su propio hijo, que murió mientras sus capataces blancos miraban hacia otro lado, siente que algo ha cambiado en su interior.

viernes, 10 de junio de 2011

'Lo bello, lo... mejor'

   Como si se tratará de una serie de TV, hemos llegado al final de la 1ª temporada de nuestro club.
  Ha constado de cuatro capítulos en donde se ha mezclado intriga, sueños, realidad y una belleza, un poco amarga.
   Hemos compartido tardes con el misterioso Arthur Seldom, con una Julia desorientada, con Irene, nuestra Irene y el universo femenino de Kawabata. Particularmente estoy deseando que llegue la próxima temporada, solo me frena la idea de que antes hay que disfrutar del verano.
  La experiencia, como coordinadora del club,  me ha resultado muy gratificante. Sobre todo porque me he encontrado con gente fantástica, muy cómplice con el mundo literario, amante de la buena lectura, gente con la que se aprende tanto del universo de las letras como de la realidad de cada día.
                                        
   Todo esto me ha motivado para plantearme nuevos retos que iré perfilando durante el estío.  De todos modos el blog sigue activo, así que espero recibir vuestras sugerencias. Iré incorporando información para que nos sea más amena la espera hasta que nos reencontremos de nuevo. A los asiduos a la biblioteca os espero hasta agosto que estaré de vacaciones. Un besote muy grande a todos. Felices días y felices lecturas

viernes, 3 de junio de 2011

Japón, la seducción hecha literatura

   La esperada novela de Haruki Murakami, traducciones directas de Mishima, libros de nuevos escritores en todos los géneros y relatos del complejo imaginario nipón. Más allá del trágico momento que vive ese país, su literatura seduce cada vez más.
   Ser aficionado a la literatura japonesa y poder gozar de variedad en la elección era un lujo al alcance de los pocos que tuvieran el francés o el inglés como segunda lengua.
   La literatura japonesa abarca un período de casi dos milenios de escritos. En las obras más tempranas vemos la influencia de la literatura china, pero Japón desarrolló su propio estilo con rapidez. Cuando Japón reabrió sus puertos al comercio y la diplomacia occidental en el siglo XIX, la literatura occidental influyó enormemente en sus escritores, la influencia occidental sigue hoy todavía patente.
   Dentro de la producción literaria del país, se hace notable en cuanto a poesía, novela y teatro.
   En la poesía, destaca
Matsuo Bashō, quien compuso los haiku, pequeños poemas que con la mínima cantidad de palabras, se trata de expresar el máximo de cosas.
   En cuanto a novela, destaca
Saikaku Ihara, escritor de Hombre lascivo y sin linaje, su obra más conocida, donde se muestra un vivido reflejo de la vida de la época. Causa por la cual estuvo cerca de morir en la hoguera.
   En el caso del teatro hubo dos tendencias distintas en ejecución, una el
kabuki, representado por personas y el joruri, donde se empleaban marionetas. El más grande representante del teatro en esta época fue Chikamatsu Monzaemon.   Después de 250 años de aislamiento, con la llegada al poder de los Meiji, los escritores gozaron de cierta libertad para escribir. Hubo evolución en el aspecto lingüístico, se simplificó la estructura del lenguaje japonés y se agregaron palabras para designar ideas tan comunes en Occidente como deporte o derechos humanos. Esto gracias a la disposición del país a aprender del mundo occidental, siendo los escritores los principales promotores de la comunicación entre la cultura japonesa y la ciencia occidental. Ryunosuke Akutagawa, cuentista que recuperó la obra de Cuentos de antaño, entre los cuales podemos destacar el cuento titulado El tabaco y el demonio, donde se explica como fue introducido el tabaco en el Japón.  Junichiro Tanizaki, escribió todas sus novelas alrededor de un sólo tema, el sexo. Por su parte, Yasunari Kawabata se centró en el amor no correspondido. En 1968, este escritor fue el primer nipón en ganar el premio Nobel de Literatura
 Inmediatamente después de que Hiroshima y Nagasaki fueran bombardeadas por EE. UU. en la Segunda Guerra Mundial, Japón se rindió, sólo para renacer de las cenizas y aprender de los errores, llegando a ser una de las potencias del mundo en la actualidad.   Los cambios sociales, políticos e ideológicos, dieron pie al surgimiento de una nueva generación de escritores. Masuji Ibuse publicó Lluvia negra (Libros del Asteroide, 2007),  Shintarō Ishihara escribió La tribu del sol y Seicho Matsumoto creó Niebla negra. Aunque de todos ellos hay dos que destacan más aún, se trata de Dazai Osamu y Yukio Mishima.

Yukio Misihma
 Entre las obras de Dazai Osamu, podemos mencionar El sol que declina y Ya no humano, las dos en parte autobiográficas, donde crítica asperamente la hipocresía del mundo moderno. Yukio Mishima, gran figura de este período, escribió Confesiones de una máscara, El pabellón de oro, El mar de la fertilidad, entre otras. Cuando entregó esta última obra al editor, una hora después se hizo el seppuku, en protesta a la democracia occidental que no toleraba.
Se considera este período a partir de los
Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, fecha que marca la apertura de Japón al mundo, logrando poseer una mentalidad cosmopolita y moderna.
Kenzaburo Oe
 
   Entre los escritores de estos tiempos podemos mencionar a Kenzaburo Oe, segundo autor japonés en obtener el premio Nobel de Literatura en 1994, obras como Nuestro Tiempo y Una experiencia personal, muestran gran evolución en su estilo, debido mayormente a sus vivencias. Otro escritor destacado es Shusaku Endo, cuyo prestigio está basado en dos de sus obras, Silencio y El Samurai, que han causado gran polémica en su país. Para finalizar, encontramos a Kōbō Abe, autor de La pared, catalogada como la obra más vanguardista de la literatura del Japón.


El poema corto o haiku

Las formas literarias
el relato/cuento/epopeya o monogatari
la anécdota o setsuwa
las memorias/ diario o nikki
la poesía de corte o waka y tanka
los cantos o uta
los relatos de viaje
el poema corto o haiku
el ensayo shi-shōsetsu o zuihitsu
la novela moderna o shōsetsu




 Literatura del período clásico
 
Autor desconocido: Cantares de Ise
Literatura del período medio
Literatura moderna
Literatura contemporánea