II Encuentro Clubes de Lectura

II Encuentro de Clubes de Lectura. Mazarrón 2017

"Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro" Emily Dickinson

viernes, 24 de junio de 2016

La dieta de la memoria

   Nueva entrega de La dieta de la memoria en la pasada reunión del 15 de junio. Nos sigue sorprendiendo la memoria de Matías que nos deleitó con el Romance de Gerineldo y la Infanta de Joaquín Díaz. Aunque Basi no se atrevió a memorizar el Poema de amor de Ibn-Arabí fue todo un acierto su elección porque momentos antes, durante la visita al Mudem, se hizo referencia a la vida de este poeta murciano. La que si se animo fue Rocío ya que recitó un poema del cantautor cubano Pablo Milanés.
   Os dejo aquí los tres textos.
   También el testigo a Rosario y a Loli Cantero
para la próxima reunión que ya será en septiembre.

La memoria de Matías

    ROMANCE DE GERINELDO Y LA INFANTA 
Joaquín Díaz
   
- Gerineldo, Gerineldo, Gerineldito pulido
quién estuviera esta noche, sólo dos horas contigo.
- Como soy vuestro criado, Señora burláis conmigo.
- No me burlo Gerineldo, que de veras te lo digo.
¿A qué hora, la mi señora, me tendrá abierto el castillo?
- Entre las once y las doce, cuando el rey se haya dormido.
A eso de las once y media, Gerineldo va al castillo.
- ¿Quién será ese caballero que a mi puerta dio un suspiro?
- Gerineldo soy, señora, que vengo a lo prometido.
Baja la dama en enaguas, abre puertas y postigos.
- Con un postigo que abra, cabe mi cuerpo pulido.
Se metieron en la cama como mujer y marido
y antes del gallo cantar, los dos se quedan dormidos. 
Cuando se despierta el rey, despierta despavorido.
- O me fuerzan a la hija, o me roban el castillo.
Coge la espada en su mano y se va para el retiro,
y se encuentra allí a los dos como mujer y marido.
- Si mato a mi hija la infanta, queda mi reino perdido,
y si mato a Gerineldo, le mato muy joven niño.
Meto la espada entre medias, por que sirva de testigo.
- Despiértate, Gerineldo, despierta si estás dormido,
que la espada de mi padre entre los dos ha dormido.
Ya se viste Gerineldo, ya se va para el retiro,
y al bajar por la escalera, el rey, su amo, le ha visto.
- ¿Dónde vienes Gerineldo, que vienes descolorido?
- Vengo del jardín señor, que está florecido y lindo;
con el olor de las flores, los colores se me han ido.
- No has prevenido muy mal para ser tan tierno niño.
- Máteme el rey mi señor, que lo tengo merecido.
- Si te quisiera matar, harto lugar he tenido.
El castigo que te doy, no te doy otro castigo,
que ella sea tu mujer, y tú seas su marido.

El acierto de Basi

La frescura de Rocío


LA VIDA NO VALE NADA (PABLO MILANÉS)
La vida no vale nada
Si no es para perecer
Porque otros puedan tener
Lo que uno disfruta y ama.

La vida no vale nada
Si yo me quedo sentado
Después que he visto y soñado
Que en todas partes me llaman.

La vida no vale nada
Cuando otros se están matando
Y yo sigo aquí cantando
Cual si no pasara nada.

La vida no vale nada
Si escucho en grito mortal
Y no es capaz de tocar
mi corazón que se apaga.

La vida no vale nada
 si ignoro que el asesino
Cogió por otro camino
Y prepara otra celada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario